• Mundial de Fútbol Qatar 2022
  • Exequiel Palacios, el “scalonista” de la primera hora que superó lesiones y llegó a tiempo

    Estuvo desde el primer partido, en 2018, pero por razones físicas se perdió varas citas; ahora es una alternativa para un medio campo que se quedó sin Lo Celso

    Formó parte de la primera lista de Lionel Scaloni, allá por mediados de agosto de 2018, cuando el entrenador fue designado de manera interina en el seleccionado y seguramente ni se imaginaba que más de cuatro años más tarde estaría dirigiendo en el Mundial de Qatar. Exequiel Palacios fue uno de los futbolistas de la renovación pos-debacle de Rusia 2018. Un recambio que, con el tiempo, los rendimientos satisfactorios y los resultados positivos, se transformó en el núcleo duro del plantel que está por vivir una experiencia transformadora en Medio Oriente.

    Palacios, con 19 años, disputó el primer partido de la era Scaloni. Un 3-0 sobre Guatemala en un amistoso organizado en Los Angeles. Fue titular en un medio campo que también integraron Leandro Paredes y Giovani Lo Celso. Cuatro años más tarde, no se le pueden negar coherencia y una búsqueda bien orientada a Scaloni.

     
    Esta foto de Famaillá es cortesía de Tripadvisor

    Nacido en Famaillá, pero instalado desde niño con su familia tucumana en el conurbano bonaerense (partido de San Martín), Palacios, con 24 años, será uno de los 19 debutantes que tendrá la Argentina en el Mundial. Si bien es un scalonista de la primera hora, su inclusión en el plantel definitivo no estuvo exenta de cierta zozobra por razones físicas, como ya le ocurrió en otras ocasiones. Por ejemplo, un desgarro en la final de River ante Athletico Paranaense por la Recopa Sudamericana lo dejó afuera de la Copa América 2019. Hace dos años, frente a Paraguay por las eliminatorias, un rodillazo por la espalda de Ángel Romero le provocó la fractura de una vértebra lumbar que lo sacó de las canchas durante más de dos meses.

    En septiembre pasado, una lesión en un aductor lo privó de participar en los últimos dos amistosos, frente a Honduras y Jamaica. En paralelo, el nivel de Enzo Fernández mostraba una progresión geométrica en Benfica. Entre su último año en River y su inmediata adaptación al fútbol europeo se metió por mérito propio en el seleccionado. La plaza de Palacios parecía en riesgo, pero la sensible baja de Lo Celso aumentaron sus posibilidades. No solo quedó entre los 26 apellidos, sino que surge como una de las alternativas para reemplazar al volante de Villarreal.

    Alejandro “Papu” Gómez seguramente le saca una ventaja por su capacidad para jugar con perfil invertido, un derecho volcado sobre la izquierda. Palacios lo puede equiparar en funcionalidad, algo que le inculcó Marcelo Gallardo cuando lo promovió al plantel de la primera división de River. “Marcelo me conocía desde que tengo 14 años, porque yo jugaba con su hijo Nahuel y nos venía a ver en los partidos de inferiores. Cuando me subió a la primera me decía que con tan corta edad tenía la madurez de un jugador de 35 años, porque nunca perdía una pelota, pero que eso a él no le alcanzaba, que necesitaba que fuera un futbolista más dinámico, que defendiera, atacara y llegara al gol”, recordó hace un tiempo.



    A River, club del que es hincha, llegó con edad de infantiles y cuando estaba en séptima división dio el salto a la reserva. Debutó en primera con 17 años, en una derrota por 2-0 ante Newell’s. No todo fue en línea ascendente ininterrumpida. En dos ocasiones, Gallardo lo bajó al plantel de reserva. “Marcelo me llevó de a poco, él sabe los momentos de cada jugador. Me tocó volver a la reserva. Me dijo que me cuidara, que me entrenara a full porque me iba a necesitar”, expresó.

    Aquel segundo semestre de 2018 fue muy movilizador para su carrera. Se afianzó en River, disputó las dos finales ante Boca por la Copa Libertadores y le llegó la primera citación al seleccionado. La camiseta argentina ya la había vestido en los sudamericanos Sub 17 y 20, y en el Mundial Sub 20. “Me acuerdo que en mi primera gira con el seleccionado mayor fui con Armani y Pity Martínez. Franco me ayudó mucho, él ya tenía experiencia por haber estado en el Mundial de Rusia”, comentó.

    La definición en el Santiago Bernabéu, el 9 de diciembre de 2108, le dio una visibilidad tan importante que Real Madrid empezó firmes negociaciones para contratarlo. Pero la adversidad en forma de lesiones se interpuso a principios de 2019 con la fractura de un peroné. Tres meses de inactividad. “La transferencia estaba hecha, pero por desgracia Exequiel se lesionó. Real Madrid nos dijo que cuando se recuperara lo seguirían viendo”, dijo por entonces su representante, Renato Corsi.


    Campeón de la Copa Libertadores, seleccionado argentino, Real Madrid… Una avalancha a los 20 años. “Todo fue de golpe, muy rápido, me llenaba de orgullo. En mi familia estaban todos felices, pero bueno, también hubo que hacerse fuerte por las lesiones. Gracias a Dios tengo a mis viejos, sin ellos no estaría en el lugar que estoy. Se los agradezco siempre. Me enseñaron a lucharla, que nadie te regala nada”. Las empanadas tucumanas que hace su mamá eran muy “convocantes” para la visita de sus compañeros de River.

     En River tomó como espejo a Lucho González, y cuando encendía la televisión se quedaba mirando si jugaba Toni Kroos: “Me gusta mucho Kroos, trato de seguirlo para aprender. También me fijaba en Arturo Vidal, Pogba y Modric”.

    Participó en 10 encuentros por las eliminatorias. Solo en dos fue titular, y en uno fue figura, en el triunfo 2-1 sobre Bolivia en la altura de La Paz, donde la Argentina ganó después de 15 años.

    Desvanecido el interés de Real Madrid, su sueño de jugar en Europa, preferentemente en las Liga de España y en la Premier League, se orientó hacia la Bundesliga, con los 17 millones de euros que Bayer Leverkusen pagó por su pase a principios de 2020. Antes había rechazado una propuesta de Inter Miami, de la MLS, porque su objetivo era el Viejo Continente.

    Por Claudio Marí para La Nación

    https://cutt.ly/rMJaGe5