• Ley de Presupuesto 2023
  • Pablo Yedlin: “Se trata de un presupuesto de transición”

    “El presupuesto que aprobamos es una hoja de ruta necesaria que indica qué políticas se van a priorizar durante 2023. Es un presupuesto de transición, en medio de una crisis económica importante, en promedio no reduce el gasto, apuesta a la obra pública” señaló el senador Pablo Yedlin, en declaraciones radiales una vez terminada la reunión de comisión, .

    Yedlin asistió ayer a la reunión de la  Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Senadores que emitió el dictamen de mayoría al proyecto de Presupuesto nacional 2023, para ser llevado al recinto dentro de dos semanas.

    En términos generales el proyecto de ley tiene como puntos centrales la previsión de un gasto global de casi $29 billones, un déficit fiscal de 1,9%, una pauta inflacionaria de 60% y destina el 70% de los recursos a rubros sociales.

    Además tras constatar que los gastos planificados superarán al índice del 70 % previsto para la inflación 2023, Pablo Yedlin señaló que  el presupuesto que se debatirá en el senado apuesta fuerte a la obra pública. “En Tucumán tenemos proyectadas obras muy esperadas, como autopistas, mejoras de obras viales, pluviales, hidráulicas, se sostiene inversión en Salud, Educación, Seguridad. Pero claramente reduce el déficit fiscal y hace un control del gasto para que el déficit fiscal no supere el 1.9 % del PBI y eso es un esfuerzo importante para controlar la inflación”.


    También expresó “Es importante que Argentina ordene sus cuentas y eso es un desafío para volver a crecer. La inflación es muy nociva y debemos bajarla”.

    El senador tucumano valoró el encuentro con el ministro de Economía Sergio Massa en donde los senadores conversaron con él y sus funcionarios. “Fue una reunión en donde Massa explicó que vamos por el buen camino de la estabilización económica, pudimos consultar dudas en relación a temas de transporte, energía, obras públicas en el resto de las provincias. El 2023 va a ser mucho mejor que este año”.

    La discusión en la Cámara alta se desarrolló en dos jornadas: el miércoles se hicieron presentes funcionarios del ministerio de Economía para brindar precisiones sobre la iniciativa, y ayer fue una puesta en común para firmar el dictamen.

    El proyecto que ya cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados con los votos del oficialismo y de la oposición y enmarcará el rumbo económico que adoptará el país durante el próximo año, obtuvo respaldo en Senadores hoy. 

    El debate reunió a  los integrantes de la Comisión de Presupuesto y Hacienda que encabeza el senador riojano Ricardo Guerra y a referentes importantes del ministerio de Economía de la Nación. 

    En la jornada del miércoles se escucharon exposiciones de los secretarios de Programación Económica, Gabriel Rubinstein; de Hacienda, Raúl Rigo, y de Finanzas, Eduardo Setti quienes respondieron inquietudes de las senadoras y senadores. 

    Tras un intercambio de casi 4 hs se pasó a cuarto intermedio. También participaron los siguientes funcionarios: Juan José Bahilo, secretario de Agricultura; Ariel Sujarchuk, secretario de Conocimiento; Juan Manuel Fernández Arocena, Rosenado Luis Tarsetti, José Armando Portillo, Luis Gustavo Contigiani, José María Romero, Ariel Ernesto Martínez, Florencia Lualé y Germán Plessen.

    Rubinstein inició la ronda de exposiciones refiriéndose a los aspectos macroeconómicos del proyecto en discusión. Explicó que “el Presupuesto prevé que el producto interior bruto (PIB) de Argentina acumulará este año un alza del 4%, para recortar el ritmo de avance al 2% en 2023”. “Por supuesto son estimaciones sujetas a permanente revisión, pero creemos que es un proyecto prudente y realista”, aseguró.

    Manifestó que “se contempla una inflación del 95% para este año y prevemos una inflación del 60% en 2023. Si el Congreso vota este Presupuesto para nosotros es realista esa estimación”.

    El funcionario explicó que “el orden fiscal es distinto para cada país porque tiene que ver con la situación que uno enfrenta”. “Un déficit fiscal de 1,9%, nos permite tener una pauta inflacionaria de 60%”, aseguró.

    En cuanto al orden fiscal, el secretario de Programación Económica consideró que “lo más importante es bajar el déficit” y resaltó que “lo vemos como un Presupuesto en transición, en camino hacia el equilibrio fiscal”.

    El secretario Rigo presentó los principales lineamientos de política para formular el proyecto que son un escenario macroeconómico realista, el resultado fiscal que tiene que ver con una meta de resultado primario, la consolidación de los recursos y el ordenamiento fiscal.

    Expresó que “el escenario macroeconómico es clave porque nos permite calcular la recaudación, hemos tenido a la vista un escenario macroeconómico realista para 2023, que anticipa para el próximo año, el comportamiento de las variables económicas y de la recaudación. Se viene observando un crecimiento positivo que se prolongará durante el año próximo”.

    El secretario de Hacienda destacó que “el Presupuesto contempla un aumento en las exportaciones de 7,1% contra importaciones que se incrementarían el año próximo 2%, y de esta manera, el superávit comercial pasaría de US $7.700 millones este año a US $12.300 millones en 2023”.

    Asimismo, sostuvo que el proyecto “contempla un déficit fiscal de 1,9% en 2023”. Agregó que “Prevemos que la recaudación del 2023 crezca un 78,1% y los gastos primarios un 68,5%”. En cuanto a las asignaciones, “se destina el 70% de los recursos a rubros sociales” y explicó que se intenta profundizar la recaudación de aquellos impuestos de naturaleza progresiva a los efectos de fortalecer la recaudación, dañando lo menos posible la actividad económica”.

    Por último, el secretario de Finanzas, Eduardo Setti, explicó que se busca incentivar la participación privada manteniendo tasas reales positivas dentro de un rango sostenible.